domingo, 5 de febrero de 2012

¿Es la capacitación un derecho u obligación para los trabajadores? Beatriz Sánchez




            Hoy en día las personas vivimos en un mundo que muchas veces no nos detenemos a pensar qué es lo que estamos viviendo, las empresas se preocupan únicamente por generar más y más dinero, sin embargo, ¿dónde queda la capacitación para su personal?, el desarrollo evolutivo de cada persona tiene como causa fundamental la educación. Es por eso la importancia del artículo 153 de la ley federal del trabajo donde nos habla de la capacitación y adiestramiento de los trabajadores.

La capacitación que se brinda en las organizaciones se debe de dar como modelos de educación por lo cual primero se debe de formar una cultura de identidad empresarial, el trabajador debe de conocer la empresa donde labora: su misión, visión, valores, calidad de tareas laborales, etc.

Hoy en día la educación de las personas, jóvenes y adultos deben de ser nuestra principal preocupación ya que de esta manera estamos preparando a las personas que se van a desempeñar en la sociedad para realizar el papel que les toque.

Será que en la actualidad somos victimas o los causantes de que la educación se está desvirtuando ya que se le está dando mayor importancia a sus aspectos formales e instrumentales que al contenido o materia, lo que llega a ser lo más importante hablando desde el punto pedagógico.

La capacitación es el medio o instrumento que enseña y desarrolla sistemáticamente, y coloca en circunstancias de competencia y competitividad a cualquier persona.

La capacitación consiste en una actividad planeada y basada en necesidades reales de una empresa u organización y orientada hacia un cambio en los conocimientos, habilidades y actitudes del colaborador, es la manera de satisfacer necesidades presentes y prevenir futuras necesidades.

En la ley federal del trabajo queda estipulado en el articulo 153 A: Todo trabajador tiene el derecho a que su patrón le proporcione capacitación o adiestramiento en su trabajo que le permita elevar su nivel de vida y productividad, conforme los planes  y programas formulados, de común acuerdo, por el patrón y el sindicato o a sus trabajadores y aprobados por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social

El  presente articulo que se encuentra en el capítulo III BIS está conformado por los incisos A,B,C,D,E,F,G,H,I,J,K,L,M,N,O,P,Q,R,S,T,U,V,W,X.

En nuestro país la teoría integral del Derecho del Trabajo y de la previsión social está fundada en el artículo 123 de la Constitución y en el cual se llega a identificar al derecho del trabajo con el derecho social.

El artículo 123 otorga a los trabajadores los derechos a los que llegan a ser acreedores por su trabajo, como las jornada de labores, días de descanso, salarios así como las contraprestaciones  que los patrones tiene obligación de dar.

Así como el artículo 3 de la ley federal del trabajo que dice “El trabajo es un derecho y un deber social. No es un articulo de comercio, exige respeto para las libertades y dignidad de quien lo presta y debe efectuarse en condiciones que aseguren la vida, saludos y un nivel económico decoroso para el trabajador y su familia”

La falta de capacitación de los empleados no es el único problema, el desempleo, el subempleo y la deficiente mano de obra también se ha convertido en uno de los problemas  más preocupantes de estos tiempos.

En nuestro país diversos sectores de la industria han tomado decisiones  las cuales han orillado a gente a quedarse sin empleo y sin posibilidades de crecimiento debido a los recortes y ajustes de personal debido a los problemas de sobrepoblación laboral, en México el problema tiene varias características  que llegan a obstaculizar el camino del desarrollo hacia el saber como :
·        
                           Los niveles tan pobres de capacitación y adiestramiento del obrero.
·                        La carencia de estudios (primaria y secundaria) en los niveles del empleado.
·           El mercado de trabajo a niveles de superación  y jefatura que  llegan a ofrecer con posibilidades altamente reducidas.

Es por eso que debemos de hacer frente a esta problemática que hoy estamos afrontando, la realidad que vivimos,  romper con los paradigmas  del círculo vicioso del que hoy somos parte  y empezar a optar por un círculo virtuoso donde se busca darle una prioridad a los modelos educativos, a la capacitación, adiestramiento, entrenamiento y el desarrollo personal las cuales constituyen la mejor inversión y la vía mas óptima de solución a los problemas.

A pesar de que el tema ya se ha elevado a garantía constitucional ya que se establece en la ley federal del trabajo en cierto modo se puede decir que se ha quedado implícitamente en letra muerta debido a la falta de empresarios, directivos y lideres sindicales mexicanos que no han tenido una concepción del todo clara al ver la importancia de dar la capacitación a los trabajadores.

Por lo cual debemos de trabajar en fomentar la cultura del espíritu de la capacitación trabajando de la mano con la ley federal del trabajo ya que fundamenta punto por punto la importancia de todo esto especificando desde las instituciones que pueden llegar a dar capacitación, el contenido de los cursos, las jornadas laborales que se relacionan con las horas de capacitación, el objeto de dichas capacitaciones, las comisiones mixtas, las obligaciones que tienen los trabajadores, las bases que estable la secretaría del trabajo y previsión social para la designación de los comités de capacitación, los certificados y diplomas que se llegan a expedir después de cada curso, etc.

¿Quién mejor que los directivos, empresarios, responsables de la producción de bienes y servicios de la comunidad y líderes sociales para empezar con este reto que nos concierne a todos? Es por eso que el reto  lo debemos de combinar trabajando a la par de las leyes buscando  unir la necesidad y el deseo de querer ser una nación industrializada para llegar a favorecer a cada uno de los ciudadanos que conformamos este país.

Por lo tanto se podrá llegar a hablar de una cultura de capacitación institucionalizada cuando las organizaciones vivan día a día con una clara mentalidad educativa apegándose a las leyes pero también a dar educaciones existiendo los valores, conceptos, la convicción y modelos que respondan al compromiso de crecimiento, evolución y trascendencia de los trabajadores y de las empresas.


Bibliografía
·             (1970). Ley federal del trabajo.
·               Siliceo, A. (1996). Capacitacion y desarrollo del trabajo . (3 ed.). México: Limusa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada